fbpx
  • ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Prohibido no tocar. El futuro de los museos

Estaciones táctiles. ¿Qué son y cómo pueden mejorar la experiencia del visitante a los museos?

Lo más habitual al llegar a un museo es encontrar el típico cartel de “Prohibido tocar” o “Por favor no tocar“.

Por algún extraño motivo, cuando algo está prohibido es cuando realmente nos parece más apetecible. ¿No te ha pasado a ti también?

Panel que indica "Se ruega tocar" con diferentes tipos de piedra

En el caso de los museos, son muy poquitos los que te permiten tocar, oler, experimentar e interactuar con los elementos expuestos. Además, en muchas ocasiones, las exposiciones suelen estar dentro de vitrinas de cristal de modo que es materialmente imposible tocarlas y eso dificulta aún más la experiencia a personas con discapacidad visual.

Hay muchas formas de hacer que un museo sea más atractivo y accesible para todo el mundo y hoy en concreto te voy a hablar de una de ellas. Por si todavía no las conoces, hoy te descubro las “Estaciones táctiles”

¿Qué son las estaciones táctiles?

Esto puede ser lógico con piezas delicadas que por su antiguedad, por el material del que estén hechas o por cualquier otro motivo, necesiten ser preservadas de la curiosidad humana pero ¿No te parece un poco aburrido?

Para evitar este problema hay múltiples soluciones y una de ellas son las estaciones táctiles.

Básicamente se trata de crear una o varias zonas en un museo en las que haya expuestas piezas para que los visitantes puedan interactuar con ellas. Las piezas expuestas pueden ser reales o réplicas, dependiendo de la fragilidad de las originales.

¿Réplicas u originales?

Si son réplicas, es conveniente que sean lo más fidedignas a las reales, en tamaño, color e incluso en el propio material.

En la siguiente imagen podéis ver la réplica de un vaso del imperio romano realizado en barro y una pequeña diosa Venus realizada en bronce. A través del tacto se pueden percibir infinidad de detalles por eso, y pensando especialmente en las personas con discapacidad visual, conviene que las réplicas estén realizadas en el mismo material que las piezas originales.

Réplicas de ánfora y diosa romana

Siempre que sea posible, es mejor disponer de piezas reales y esto en muchas ocasiones es sencillo, sobretodo en museos etnográficos.

Tocar como parte de la experiencia

El hecho de tener la posibilidad de tocar e interactuar con los elementos de una exposición hace que nos sintamos más cercanos a ellos. Cuando están dentro de una vitrina, en cierto modo, es como si nos estuvieran diciendo que esa exposición está fuera de nuestro alcance.

4 pesas de hierro de diferentes tamaños

En esta imagen podéis ver otro modelo de estación táctil en la que se exponen jarras y cántaras de diferentes tamaños que servían para medir productos como el vino, el aceite o la leche. También hay expuestas pesas de hierro de diferente tamaño que oscilan entre los 5 y 1/2 kg.

Un buen ejemplo de estaciones táctiles como la que puedes ver en esta fotografía lo tienes en Villa Lucía, primer centro temático del vino inclusivo para todas las personas.

Información para todos.

Es importante también tener en cuenta la información que acompañe a la exposición. Debe ser comprensible y accesible para todas las personas.

Entre otros aspectos, hay que tener en cuenta que el texto sea fácilmente visible y para ello debe tener un tamaño correcto, buen contraste cromático respecto al fondo y una tipografía de trazo recto evitando siempre las tipografías ornamentadas.

En la primera fotografía, el texto es muy pequeñito y por lo tanto, puede resultar difícil de leer no sólo a personas con baja visión, sino a cualquiera que pase de los 40 años y ya tenga algo de presbicia. Sin embargo, en el segundo ejemplo puedes ver cómo el tamaño de la letra en los carteles es mayor y es más sencillo leerlo incluso desde la distancia.

Si te das cuenta, en ambos casos el texto va etiquetado en braille, de este modo también se facilita la lectura a personas ciegas.

Panel con texto en tinta y braille

En esta imagen puedes ver cómo una persona ciega toca el texto en braille que hay bajo el texto en tinta. Se ha etiquetado en braille la información con vinilo transparente para facilitar la lectura a personas ciegas sin dificultarla al resto de personas.

Cómo identificar la estación táctil.

¡Ojo! Es importante saber llegar hasta este punto o estación táctil y en el caso de personas con discapacidad visual especialmente.

Hay diferentes formas de hacerlo, a través de balizas o a través de encaminamientos podotáctiles. Si quieres conocer más sobre estas posibilidades te recomiendo que le eches un vistazo al curso de Señalización en edificios.

¿Qué te ha parecido el post de hoy?

¿Conocías las estaciones táctiles?

Ya ves que es sencillo crearlas, tan sólo se trata de pensar en qué te gustaría a ti encontrar en un museo y seleccionar ciertos elementos para interactuar con ellos.

De todos modos, si quieres seguir aprendiendo a crear experiencias inclusivas en museos o centros de interpretación, pásate por este curso que seguro te va a encantar.

 

0 responses on "Prohibido no tocar. El futuro de los museos"

  1.  

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logotipo UE
El Instituto Europeo de Turismo Inclusivo ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar la competitividad de las Pymes y gracias al cual ha puesto en marcha un Plan de Marketing Digital Internacional con el objetivo de mejorar su posicionamiento online en mercados exteriores durante el año 2021. Para ello ha contado con el apoyo del Programa XPANDE DIGITAL de la Cámara de Comercio de La Rioja.
Programa financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional. Una manera de hacer Europa
top
X