fbpx
  • ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Baños para el tercer sexo

Habitualmente me encuentro con la pregunta de si el baño adaptado para personas con discapacidad debe ser unisex o debe haber una cabina accesible para cada sexo.

Hay muchas personas que están en contra de que exista un único baño ya que consideran que debe haber igualdad de condiciones y por eso opinan que en el interior de los aseos debe haber una cabina accesible para hombres y otro para mujeres. Están en contra de lo que algunos han venido llamando “Baño del tercer sexo”, el de las personas con discapacidad o con movilidad reducida.

Como todo en esta vida, tiene pros y contras. Trataré de reflejarlas aquí para que puedas decidir según tu criterio cuál es la mejor opción en cada caso.

Veamos algunos factores importantes a tener en cuenta:

Falta de espacio

Hay muchas ocasiones en las que la falta de espacio para hacer baños adaptados en los dos sexos obligan a que sea necesario hacer un único aseo accesible. Lo más habitual en estas situaciones es que se decida hacerlo en una de las dos zonas de aseo, femenino o masculino.

Evidentemente esta opción es mejor que no tener nada, pero quizá pueden producirse situaciones incómodas ya que si la cabina adaptada está en el interior de una de las zonas de baño en la que se comparte espacio con otras cabinas, generalmente femeninas, cuando es un varón quien tiene que utilizarlo, pueden sentirse incómodo al tener que esperar con mujeres mientras el aseo queda libre.

Esta situación aún puede ser más tensa cuando el lugar reservado está en los aseos masculinos, ya que suele haber urinarios que pueden estar siendo utilizados por chicos, y la usuaria de silla de ruedas tiene que entrar al baño al mismo tiempo que ellos están haciendo uso del baño.

Cubo amarillo con logotipo silla de ruedas

Cuando es necesaria la asistencia

Aun cuando hay cabinas adaptadas en ambos aseos, pueden generarse situaciones comprometidas ya que hay personas que precisan asistencia para hacer uso del baño. Así pues, puede que la persona con movilidad reducida sea una mujer pero su asistente sea un hombre y ambos deberán entrar juntos al aseo adaptado.

Mi marido es usuario de silla de ruedas y en ocasiones necesita mi ayuda en el aseo.

Esta opción parece no estar contemplada habitualmente pero te puedo asegurar que es más común de lo que parece. En mi caso, sin ir más lejos, mi marido es usuario de silla de ruedas y en determinados momentos, necesita que yo le ayude. Nos hemos enfrentado a esta situación en innumerables ocasiones y te puedo asegurar que en más de una me he sentido muy incómoda cuando he tenido que pasar delante de varios chicos en los urinarios abiertos, o hemos tenido que esperar a que el baño se vaciara para entrar o salir.

Persona de pie dirige una silla de ruedas  mientras contemplan un aterdecer

Ubicación de la cabina accesible

Otro aspecto a tener en cuenta es la ubicación de esta cabina accesible cuando está en el interior de una zona de aseos.

Te pongo un ejemplo. En un centro comercial donde hay aseos femeneninos y masculinos. Cada uno de ellos tiene diversas cabinas y una de ellas es accesible. A veces es la primera que encuentras al entrar pero en otras ocasiones es la última o se encuentra al fondo del aseo. Esto obliga a los usuarios y a sus asistentes a tener que recorrer todo el espacio.

De nuevo, se pueden generar situaciones incómodas tanto para quienes tienen que hacer uso de esa instalación como para quienes están esperando o haciendo uso del resto.

Aseo masculino con 6 urinarios  colocados frente a una pared

Esto se agrava más aún cuando no sólo son cabinas de aseo sino que se trata de vestuarios, por ejemplo en gimnasios, spas o centros deportivos. De hecho, en estas circunstancias, no tener una cabina independiente para personas con necesidades de accesibilidad puede obligar a que determinadas personas no puedan hacer uso de las instalaciones, especialmente quienes precisan asistencia si su asistente no es del mismo sexo.

Posibles soluciones

Llegados a este punto deberíamos sopesar pros y contras para ver qué posibles soluciones tenemos y cuál debería ser la mejor opción.

Como te podrás imaginar, la respuesta no es única sino que va a depender de las necesidades de cada caso.

Cuando no hay espacio para hacer dos cabinas adaptadas, como mínimo debería haber una. En este caso, lo ideal es que esté en una zona neutral en la que sea quien sea que la deba utilizar pueda hacerlo con comodidad y seguridad. En estos casos, personalmente me inclinaría por hacer un aseo adaptado independiente a femenino o masculino, que pudiera ser utilizado en igualdad de condiciones por ambos sexos. Esto que algunos denominan “Baño del tercer sexo” aunque yo prefiero llamarlo simplemente Aseo accesible o inclusivo.

En el caso de que la o las cabinas adaptadas deban estar en el interior de los aseos femeninos y masculinos, recomendaría que la accesible fuera la más cercana a la puerta de entrada y, si es posible, existiera separación con el resto de la zona de aseo mediante un murete, biombo, fenólico o cualquier otro elemento que permita esa separación de espacios.

A partir de aquí, las opciones pueden ser varias:

Lugares con espacio para hacer dos únicas cabinas independientes. Si es posible, ambas deberían ser accesibles sino, como mínimo una de ellas.

Lugares con espacio para un único aseo, en este caso éste debería ser accesible.

Lugares con espacio para múltiples cabinas segmentadas por sexo. Aquí se debería ver la mejor ubicación para la cabina accesible atendiendo a las necesidades que ya hemos visto.

Dos manos unen dos piezas de puzzle

¿Cuál es la mejor opción?

Como ves, no puedo darte una única respuesta porque la más acertada va a variar en función de diversos factores, especialmente del espacio que haya.

Sea como sea, piensa que ese baño accesible debe ser útil y realmente debe responder a las necesidades de quien lo va a utilizar. Así pues, además de tener en cuenta la ubicación (que como ves es una decisión importante) la distribución del espacio o la correcta colocación de los elementos y ayudas técnicas son algunos de los aspectos que deberás tener en cuenta para que este baño sea realmente accesible para todas las personas. Si estás pensando en hacer un baño accesible y tienes dudas sobre cómo hacerlo, te invito a que le eches un vistazo al Curso de cómo hacer baños inclusivos, que además está de oferta durante el mes de febrero a 17,95 €

Quizá también te interese leer otro post más antiguo en el que resolvíamos un caso práctico para hacer más accesible un baño. Si quieres leerlo PINCHA AQUÍ.

Como siempre, espero que estos consejos te resulten útiles y si es así, no dudes en compartirlos 🙂

 

2 responses on "Baños para el tercer sexo"

  1.  
  2. Interesante.
    No me había planteado nunca la posibilidad de que la persona con discapacidad pudiera necesitar acompañante y en su caso, fuera del sexo opuesto.
    Gracias por compartir estos contenidos.
    Me resultan muy útiles y me aclaran dudas que ni me había planteado.
    Por cierto, aprovecho para hacerte una consulta por si me pudieras responder. En un baño accesible ¿Es imprescindible que el inodoro sea más alto que los convencionales?
    Gracias de antemano por tu ayuda

    • Hola Kiko, gracias por acercarte a nuestra ventana.
      Me alegra que los contenidos te resulten útiles.
      En cuanto a tu pregunta, el inodoro de un baño accesible es recomendable que esté a una altura de entre 45 y 50 cm, siendo 40 cm la altura estándar.
      Te dejo enlace al post en el que resolvíamos el caso práctico del baño accesible por para que le eches un vistazo.
      DE todas formas, en breve escribiré un post sobre este tema que suscita tantas dudas.

      Un saludo!

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logotipo UE
El Instituto Europeo de Turismo Inclusivo ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar la competitividad de las Pymes y gracias al cual ha puesto en marcha un Plan de Marketing Digital Internacional con el objetivo de mejorar su posicionamiento online en mercados exteriores durante el año 2021. Para ello ha contado con el apoyo del Programa XPANDE DIGITAL de la Cámara de Comercio de La Rioja.
Programa financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional. Una manera de hacer Europa
top
X